Sí, las empresas de tamaño medio son las más afectadas por la crisis

Las empresas medianas son las que más han sufrido la crisis. Para llegar a esta conclusión debe realizarse un análisis temporal de la evolución de las empresas por tamaños con bases de datos que permitan el seguimiento de las empresas a lo largo del tiempo. Un ejercicio de este tipo se realiza en “La competitividad de las pynes españolas ante el reto de la globalización» En el trabajo, utilizando datos de carácter longitudinal, se concluye que las empresas de menor dimensión sufren de una mayor rotación (más destrucción y creación de empresas), mayor exposición a los cambios del entorno y constituyen el colchón de actividad en épocas de crisis y el motor empleo en el medio y largo plazo.

Para realizar una aproximación rápida y coyuntural a este fenómeno podemos utilizar los datos de la Seguridad Social publicados por el Ministerio de Empleo y SS. Esta información no permite el seguimiento de la empresa a lo largo del tiempo pero sí facilita una orientación sencilla de lo que ha pasado a lo largo de la crisis con las empresas de distinto tamaño. Lo que se observa es que la destrucción de empleo y empresas se ha concentrado de manera intensa en las empresas de menor dimensión, especialmente en las medianas. En los últimos seis años, desde septiembre de 2007 la variación del número de empresas ha sido del 17,5%. El tramo de tamaño que más ha caído ha sido el de 26 a 49 trabajadores, con un descenso de casi el doble, 34,8%. Todos los tramos comprendidos entre 3 y 249 trabajadores han descendido de manera más intensa que las media mientras que empresas de 1 y 2 trabajadores y aquellas con más 250 afiliados a las SS han tenido comportamientos mejores que la media. En lo relativo a trabajadores el panorama es el mismo, variaciones más negativas en los tramos intermedios. Sabemos igualmente que las dificultades financieras también han sido superiores, el acceso a los incentivos fiscales es menor en las empresas medianas y las trabas en general son más gravosas por unidad de producto.

Las empresas de menor dimensión han tenido una evolución agregada algo mejor que la media en cuanto a número y empleo básicamente por dos motivos: en primer lugar suponen un refugio de actividad frente al desempleo y en segundo lugar acogen a empresas que lamentablemente tienen que disminuir su actividad y empleo transitando hacia tramos de empleo inferiores. Tampoco estos efectos nos puede ocultar el desgaste que durante la crisis están soportando estas empresas.

Dicho esto, las actuaciones de política económica deben ir encaminadas a facilitar el crecimiento y la creación de empleo en todos los tamaños empresariales pero especialmente en los de menor dimensión. Estos son los granero de crecimiento y creación de empleo en el futuro.