Sobre: «Hay vida después de la crisis»

Leer el libro “Hay vida después de la crisis” es como hablar con José Carlos Diez. Durante los últimos años he tenido ocasión de compartir e intercambiar puntos de vista con él. Son muchos los que le conocen por su generosa presencia en los medios, su blog o su actividad en las redes sociales. Puedo asegurarles que el libro es tan ágil y accesible como sus intervenciones públicas. También puedo confesarles que todas ellas se parecen a las que realiza en foros más reducidos. José Carlos Diez es valiente, transparente y honesto en la manifestación de sus visiones y propuestas de política económica.

 

El libro resulta fácil de leer, tal y como solo puede hacer aquél que cumple tres requisitos: domina la materia, tienen mensajes claros en los que confía abiertamente y dispone de la capacidad de transmitirlos al gran público. Los mensajes son sencillos y directos y en su presentación utiliza frecuentemente metáforas, ejemplos y relaciona de experiencias personales que facilitan su comprensión. Es un libro relativamente accesible; la muestra es la gran acogida que ha tenido entre el gran público.

 

La estructura del libro sigue el hilo conductor de la crisis desde sus inicios hasta sus acontecimientos más recientes, pone especial énfasis en la crisis de la zona euro pero siempre se decanta por una perspectiva española en la explicación de la situación de crisis y en sus propuestas de resolución de la misma. Es especialmente crítico de la capacidad de liderazgo en Europa y la zona euro, del papel desempeñado por alguno de los políticos europeos más destacados y de las decisiones adoptadas. En relación con España no es más complaciente en sus apreciaciones discrepando de manera general con las actuaciones de política económica o el tempo de las mismas. Las propuestas de José Carlos son más cercanas a los consumidores y a las pequeñas empresas aunque no deja desatendidas las imposiciones de los mercados financieros internacionales, aunque, según el autor, no deben desviarnos del objetivo fundamental, el de reactivar la demanda y solucionar los problemas de sobreendeudamiento. José Carlos Diez apuesta por una intervención pública más intensa, un compromiso político mayor y una mayor sensibilidad hacia los intereses y necesidades de los ciudadanos y las empresas. El libro concluye con una visión esperanzadora de la capacidad competitiva de la economía española. Este es el capítulo con el que me siento más identificado, en el que se habla más de economía real y futuro. Si me permiten la licencia, me quedo con una frase cuando habla de internacionalización y competitividad: “Mi consejo a estas empresas es que, para desarrollar el proyecto, se apoyen en la red de las Cámaras de Comercio y el ICEX”

 

En definitiva, creo que es un libro accesible y clarificador de la coyuntura reciente de la economía española que es de necesaria lectura para entender la crisis actual. Doy fe y prueba: he regalado varios ejemplares. Eso sí, es necesario realizar una lectura crítica que permita detectar algunas posturas categóricas que yo entiendo como licencias literarias Esperemos que este texto tenga continuidad, seguro que a través su blog, pero también en un nuevo documento que ojalá se edite pronto bajo el título: “Conservemos la expansión”; aunque creo que para esto habrá que esperar.