El BdE acude en recate moral del sector financiero.

El pasado viernes, el Banco de España (BdE) publicó una estadística que ha pasado desapercibida. En una breve nota informativa ) indica que han elaborado una encuesta dirigida a entidades bancarias sobre “entregas de viviendas realizadas por personas físicas” diferenciando por vivienda habitual y otros tipos de vivienda. La encuesta solicita información sobre si la vivienda estaba vacía antes de la posesión por vía judicial. Según los datos publicados había a finales de 2012 un total de 6.140.645 hipotecas de viviendas habituales de las que un 0,5% derivaron en la entrega de la vivienda. Un 56% de las mismas se realizó de forma voluntaria el resto, el 44%, por vía judicial, de estas la vivienda se encontraba ocupada en 2.405 casos.

Probablemente la descomposición del problema que acabo de presentar, que la utilizada por el BdE, pueda inducir a pensar que en 2012 únicamente el 0,04% de las hipotecas de viviendas habituales derivan finalmente en entregas judiciales con la vivienda ocupada. La comparación de stocks y flujos tampoco es la mejor opción de análisis. La presentación de las cifras afecta a la interpretación que se puede hacer de las mismas. Es un sesgo de presentación de la información. En cualquier caso la dimensión de la cifra no puede hacernos pensar que es un problema menor.

La sociedad reclama una solución y la aportación de información es siempre adecuada para la búsqueda de soluciones. Desafortunadamente, el esfuerzo ha quedado algo escaso por ello es recomendable que en ediciones futuras se faciliten más características de los hogares que han tenido que entregar la vivienda o que se proporcione, por ejemplo, más características de los préstamos hipotecarios que derivaron en la entrega de la vivienda (tipos de interés, tasaciones, criterios de selección, etc).

En definitiva, la estadística es bienvenida, todavía estamos a tiempo de incorporar a las inquietudes del Sector Financiero, la sensibilidad social en relación con el problema sobre el que se intenta informar y los datos analíticos que permitan una mejor búsqueda de soluciones.

 

 

 

Nota: Sobre el tema recomiendo el post publicado hoy titulado “La nueva Ley de Protección de los Deudores Hipotecarios: poco más (y de lo mismo)”