Archivo de la categoría: Actividad empresarial

Los niños y la actividad empresarial

La educación de los hijos, es sin duda, una prioridad para todos los padres. Trasmitimos valores, principios, comportamientos, formación académica, etc que esperamos les sean útiles. Preocupados como estamos por su futuro, facilitando su desarrollo en todas las dimensiones que les permitan un aprovechamiento pleno de la vida, no solemos mirar a la relación que mantendrán con el mundo de la actividad económica más allá de la obtención de una renta. Existen muchos elementos de desarrollo personal ligados a la actividad productiva que no suele ocupar nuestras reflexiones. Como empresarios o como trabajadores, dentro de una organización tendrán que afrontar una serie de situaciones para las que les debemos proporcionar las herramientas necesarias para hacerlas frente.

Los niños, disponen de muchos de estos instrumentos de realización personal, por lo tanto, lo oportuno es dejarlos que se desarrollen. Tienen múltiples cualidades que les serán útil en un contexto empresarial. La creatividad, la energía y dinamismo, la imaginación. la capacidad de entusiasmarse, el escaso miedo al ridículo y al error, la capacidad aprender o la ausencia de prejuicios son elementos que todos, empresarios y trabajadores, nos gustaría poder disponer de ellos

Hay otras capacidades como el trabajo en equipo, la capacidad para establecer objetivos y perseverar en su consecución, la capacidad para asumir riesgos conscientemente, la capacidad de trabajo, la habilidad para asumir cambios e incertidumbre, el soporte de situaciones de stress o la autonomía, que poco a poco irán desarrollando y en las que tendremos que apoyarles.

Debemos, por lo tanto, cultivar aquellas cualidades de las que están dotados y desarrollar otras nuevas para que sean personas maduras, con iniciativa y capacidad de desarrollo pleno en el marco que proporciona la empresa. Valores, principios e instrumentos que también les serán útiles para afrontar otras muchas situaciones de la vida.

 

Enlaces relacionados:

http://iniciadorkids.com/

http://www.emprendekids.com/

 

Sí, las empresas de tamaño medio son las más afectadas por la crisis

Las empresas medianas son las que más han sufrido la crisis. Para llegar a esta conclusión debe realizarse un análisis temporal de la evolución de las empresas por tamaños con bases de datos que permitan el seguimiento de las empresas a lo largo del tiempo. Un ejercicio de este tipo se realiza en “La competitividad de las pynes españolas ante el reto de la globalización» En el trabajo, utilizando datos de carácter longitudinal, se concluye que las empresas de menor dimensión sufren de una mayor rotación (más destrucción y creación de empresas), mayor exposición a los cambios del entorno y constituyen el colchón de actividad en épocas de crisis y el motor empleo en el medio y largo plazo.

Para realizar una aproximación rápida y coyuntural a este fenómeno podemos utilizar los datos de la Seguridad Social publicados por el Ministerio de Empleo y SS. Esta información no permite el seguimiento de la empresa a lo largo del tiempo pero sí facilita una orientación sencilla de lo que ha pasado a lo largo de la crisis con las empresas de distinto tamaño. Lo que se observa es que la destrucción de empleo y empresas se ha concentrado de manera intensa en las empresas de menor dimensión, especialmente en las medianas. En los últimos seis años, desde septiembre de 2007 la variación del número de empresas ha sido del 17,5%. El tramo de tamaño que más ha caído ha sido el de 26 a 49 trabajadores, con un descenso de casi el doble, 34,8%. Todos los tramos comprendidos entre 3 y 249 trabajadores han descendido de manera más intensa que las media mientras que empresas de 1 y 2 trabajadores y aquellas con más 250 afiliados a las SS han tenido comportamientos mejores que la media. En lo relativo a trabajadores el panorama es el mismo, variaciones más negativas en los tramos intermedios. Sabemos igualmente que las dificultades financieras también han sido superiores, el acceso a los incentivos fiscales es menor en las empresas medianas y las trabas en general son más gravosas por unidad de producto.

Las empresas de menor dimensión han tenido una evolución agregada algo mejor que la media en cuanto a número y empleo básicamente por dos motivos: en primer lugar suponen un refugio de actividad frente al desempleo y en segundo lugar acogen a empresas que lamentablemente tienen que disminuir su actividad y empleo transitando hacia tramos de empleo inferiores. Tampoco estos efectos nos puede ocultar el desgaste que durante la crisis están soportando estas empresas.

Dicho esto, las actuaciones de política económica deben ir encaminadas a facilitar el crecimiento y la creación de empleo en todos los tamaños empresariales pero especialmente en los de menor dimensión. Estos son los granero de crecimiento y creación de empleo en el futuro.

 

 

No hay oferta (de crédito) solvente.

No hay demanda solvente, es lo que repiten una y otra vez responsables del Sector Financiero como si fuera el mantra que les redime de responsabilidad; el mensaje es tan insistente que hace mella incluso en los reguladores. Esta reflexión deberían haberla hecho con antelación para evitar las actuales insolvencias. La demanda no es homogénea y puede ser más y menos solvente en función de las condiciones de financiación. Qué empresa puede mantenerse solvente ante el cierre de uno de sus principales factores producción como es la financiación. ¿Sería solvente el sector financiero sin las cuantiosas aportaciones de capital que se han realizado?

En este punto, probablemente deberíamos recordar que no hay oferta solvente, o al menos hay dudas para saber qué parte de la oferta de crédito es solvente y qué otra parte del sector financiero no lo es. Esta situación ocasiona que los bancos, recordemos que actualmente casi toda la financiación pyme es bancaria, se muestren menos proclives a financiar la actividad que en entornos sin crisis; por supuesto que existen en este momento alternativas más atractivas que prestar dinero a empresas y hogares; pero no deben abandonar su principal función económica y social, canalizar crédito hacia la actividad económica en condiciones competitivas.

Solvente o no, el caso es que la recuperación del crédito ni se la ve ni se la espera y esto dificulta la actividad. Esta es la situación que hay que resolver con las medidas oportunas evitando caer en calificativos que nada ayudan a un mejor entendimiento entre las necesidades de la oferta y de la demanda.

 

¿Dónde está la Ley de Emprendedores?

Ya tenemos el Anteproyecto de Ley de Emprendedores, llegó finalmente el pasado viernes, o al menos así lo anunciaron. Y digo esto porque la única información pública es la presentación del Consejo de Ministros, aquí. No he encontrado otro documento oficial. Yo solo dispongo de una versión preliminar del Anteproyecto y no he conseguido obtener el documento definitivo. Quiero pensar que esta es una buena noticia pues están aprovechando para mejorar el documento. Lo que yo he leído es insuficiente en relación con lo que las empresas esperan. Hay muchas cosas que no están y las que sí están aparecen cargadas de dificultades para su aplicación en la realidad.

Como muestra del primer grupo, que llamaré “ni está, ni se espera que esté” ofrezco tres ejemplos:

• no hay nada relativo a la eliminación de las barreras al crecimiento de las empresas (los consabidos comités, supervisiones, inspecciones … que obstaculizan el crecimiento cuando se alcanza un determinado tamaño),

• segundo, tampoco existen condiciones más favorables a la creación de empleo

• finalmente, no hay ni un detalle para las empresas sociales, nuevos modelos de actividad que están surgiendo en todo el mundo y que tendrán un desarrollo significativo en los próximos años. Gran nicho de creación de empleo y de crecimiento.

En el segundo grupo, que denominaré “está pero como si no estuviera”, usaré el ejemplo de la propuesta de financiación a empresas de nueva creación. En concreto se propone una deducción del 20 por 100 en la cuota estatal en el IRPF con una base máxima de la deducción de veinte mil euros anuales. Pero para poder acceder a ella el Anteproyecto te pide una colección de requisitos que excluye a los sistemas habituales de financiación empresarial. En primer lugar exigen permanecer entre 3 y 9 años en la nueva sociedad (recordemos que muchos inversores salen antes y que más de un tercio de las empresas no alcanzan los tres años de vida), por otra parte la participación de la familia no puede ser superior al 40%, ¿cuántas empresas no hubieran nacido sin los recursos financieros de familiares cercanos?.

Es oportuno recordar que la financiación de nuevos negocios procede principalmente de las “3 efes”: family, fools and friends. En la redacción de la que dispongo la familia no puede usar la desgravación; por su parte los locos suelen utilizar sociedades para invertir y, por lo tanto, tampoco pueden deducirse en el IRPF. En consecuencia, cuide a sus amigos, pues la Ley no le apoyará lo suficiente para sacar adelante su nueva empresa.

 

Crecimiento: Políticas pymes y autoempleo

La creación de tu propio puesto de trabajo, el denominado autoempleo, como última salida para la creación de un futuro laboral está siendo, con la crisis, una opción cada vez más frecuente para los desempleados. En el grupo de autoempleados encontramos una población que no encuentra otra alternativa laboral, junto con un grupo de población que tiene vocación por la creación y desarrollo de iniciativas empresariales. Diversos estudios muestran que el primer grupo, “empresario por necesidad” tiene una probabilidad de fracaso de su iniciativa significativamente superior al segundo, “empresario por oportunidad”.

La creación de pequeños negocios, de dudosa rentabilidad y proyección de futuro puede ser una salida para situaciones individuales, pero no constituirá la salida económica a la crisis actual. Las pymes constituyen el 99% del tejido empresarial por ello es una obviedad decir que aquí reside la capacidad de generar un nuevo periodo crecimiento, productividad y creación de empleo. Sin embargo, entre las empresas de menos dimensión hay muchos tipos de actividades empresariales. Las que verdaderamente merecen el apoyo por su capacidad de generación de riqueza son aquellas que tienen posibilidades y disposición de crecer. Probablemente, el resto de tipos de autoempleo merezcan el apoyo por motivos diversos pero su relación con la creación de riqueza a largo plazo es muy débil. En cualquier caso, es oportuno proporcionar a ambos grupos los instrumentos necesarios para su crecimiento y desarrollo, que es lo que la economía española necesita en este momento.

La clave del apoyo a la iniciativa empresarial no se encuentra en la creación indiscriminada de autoempleos sino en facilitar el crecimiento a aquellos emprendedores que surjan con este objetivo. Aquí caben políticas de armonización y simplificación de la legislación, de apoyo a la financiación, de estimulo de la innovación. Pero nos equivocamos si creemos que el simple estimulo al autoempleo es la solución para la salida de la crisis; con ello lo que estamos haciendo es condenar a la estructura empresarial a seguir siendo de pequeña dimensión y a muchas personas al fracaso empresarial innecesario con la consiguiente dilapidación de recursos.

Nueva Ley para las Cámaras de Comercio

Hoy me preguntaba una amiga: “¿cómo os afecta la nueva Ley de Cámaras que ha aprobado hoy el Consejo de Ministros?

Antes de responder debemos saber que las Cámaras de Comercio siguen siendo Corporaciones de Derecho Público. Siguen representando a todas las empresas. Siguen con un estrecho lazo con su territorio. Siguen con gestión privada. Siguen persiguiendo el interés general. En definitiva, siguen con su esencia. Lo que sí cambia es que para estas funciones no hay ni un euro.

El dinero lo buscaremos nosotros con la misma iniciativa y trabajo que hemos puesto hasta ahora, porque creemos que el esfuerzo merece la pena. Por ello, lo que afectará verdaderamente será lo que acontezca dentro de la Institución. Las decisiones, la energía y la ilusión de todos y cada uno de la gran comunidad de personas ligadas desinteresadamente a las Cámaras determinará su futuro, no la Ley. Porque no es solo lo que pasa a tu alrededor sino, sobre todo, cómo lo interpretamos y qué actuaciones tomamos cuando el entorno cambia.

A pesar de esta visión positiva hay muchas cosas que mejorar en el proyecto de Ley. Porque lo que pasa dentro de España sí afecta a España, lo que decidamos finalmente sobre la Ley de Cámaras afectará a la economía a las empresas y al empleo. Esperemos que en trámite parlamentario puedan incluirse algunos aspectos importantes que ayuden a defender los intereses generales de las empresas.

 

«Caerse del guindo”

Vamos camino de 6 años desde el inicio de la crisis. En los últimos 5 años hemos tenido 15 trimestres con caídas intertrimestrales del PIB; los otros 5 han tenido crecimientos exiguos. En estos últimos 20 trimestres las condiciones de la actividad empresarial han empeorado sustancialmente (pe. acceso a financiación, demanda, cargas tributarias). En este contexto, se han realizado innumerables reformas en el sector financiero o en las cuentas públicas y se han anunciado otras tantas de apoyo a la empresa.

El pasado 26 de abril era el día elegido para anunciar un nuevo paquete de actuaciones para relanzar la actividad económica, especialmente dedicado a la actividad empresarial. Las expectativas no se cumplieron. Los más esperanzados confiaban que en el debate de hoy en el Congreso de los Diputados (para informar sobre el Programa de Estabilidad y el Plan Nacional de Reformas aprobados en el Consejo de Ministros el 26 de abril) se anunciarían nuevas actuaciones o nos convencerían del impacto real de algunas de las medidas anunciadas, transformándolas en más ambiciosas, de lo que realmente son. Hoy que precisamente hemos conocido que en los primeros cuatros meses de 2013 se ha reducido el número de empresas inscritas en la Seguridad Social en un -3% adicional. Ha pasado el debate y las condiciones para las pymes siguen igual. Aquellos que esperaban nuevas medidas en el día de hoy ¿se habrán caído ya del guindo?

Sociedades

Estancamiento en lo relativo a creación-destrucción de sociedades mercantiles. http://www.ine.es/daco/daco42/daco424/sm1212.pdf … pic.twitter.com/42YZxiNG

Las empresas están sufriendo. Fuerte incremento del número de deudores concursados en 2012. http://www.ine.es/jaxi/menu.do?type=pcaxis&path=%2Ft30%2Fp219&file=inebase&L=0 … pic.twitter.com/PorZerrA

El número de sociedades creadas continúa su ascenso pero permanece por debajo de mínimos histor. http://www.ine.es/daco/daco42/daco424/sm1012.pdf … pic.twitter.com/pEKEEnMf