Características de los programas electorales populistas y propuestas

El populismo económico tiene larga trayectoria. América Latina ha tenido grandes exponentes de retórica populista, Europa no se ha mantenido ajena, otros muchos países también se han visto afectados. En todos los casos los efectos han sido de nefasto recuerdo. Recientemente, hemos visto el caso del Brexit en el Reino Unido o la reactivación del proteccionismo en EEUU.

Los motivos del repunte del populismo son diversos: Los problemas de desigualdad asociados al proceso de globalización, las estructuras de mercado en las que “el ganador se lo lleva todo”, los cambios en el mercado de trabajo y el descontento generalizado por el incumplimiento del pacto social y de las expectativas generadas por el mismo. Estos factores han generado un desapego de la política y han impulsado el surgimiento de propuestas populistas que tratan de capitalizar el descontento.

Fuente: Rodrick, 2018.

¿Qué tienen en común los programas populistas? En primer lugar, muestran un desprecio a las restricciones presupuestarias que limitan su capacidad de actuación; las identidades contables más elementales que no se adecuan a sus mensajes ideológicos son despreciadas. La inconsistencia temporal que conllevan sus propuestas implica un desinterés por los efectos de largo plazo, por la estabilidad y por las restricciones externas.

El populismo necesita alejarse de la ciencia económica, por la que muestran un recelo y en ocasiones realizan un ataque frontal, siempre retórico y alejado de los principios científicos. Adicionalmente, pretenden una manipulación o simplemente eliminación de las fuentes de información que evidencian los efectos económicos negativos de sus iniciativas.

El populismo político propone políticas fiscales expansivas que a corto plazo estimulan la economía. El énfasis por la redistribución conlleva transferencias de rentas a grupos de población con una elevada propensión al consumo, por lo que el incremento de la demanda interna y el crecimiento se ven estimulados. Los incentivos a largo plazo disminuyen y se aumenta el consumo a corto plazo, por lo que la sensación de reactivación se retroalimenta y hace ganar apoyo a las políticas populistas que se ven refrendadas por la opinión pública.

Sin embargo, a medio plazo, los colchones que permitieron la realización de la política expansiva se agotan, la deuda se acumula y los financiadores externos se vuelven más exigentes. Los populistas se enrocan en sus medidas y buscan el enemigo exterior para agrupar intereses nacionales en torno a ellos, lo que facilita el deterioro de las instituciones y las democracias. La consecuencia son el repunte de la inflación, la falta de financiación y la fuga de capital que huye de la crisis, lo que deriva en un programas de reformas y estabilización doloroso que ocasiona una caída del nivel de vida de carácter permanente en ocasiones acompañada de inestabilidad política.

Frecuentemente, el populismo encuentra apoyo en una clase artístico-intelectual que haciendo oídos sordos de la razón prefiere acercarse a un poder político que les proporciona el reconocimiento del que se cree merecedora. Al final del día, el objetivo de la reducción de la desigualdad y la pobreza, cuando se instrumenta mediante medidas populistas, acaba siendo contraproducente para aquellos a quienes se intenta proteger.

En países desarrollados y con sistemas democráticos consolidados, los frenos institucionales a las actuaciones de política económica populistas existen en varios frentes (parlamento, oficina presupuestaria, Banco Central, acuerdos internacionales, etc.). Aun así, estos frenos no han sido suficientes para que el populismo político haya sido acogido sin complejos por los votantes. Por ello, es oportuno incorporar medidas de transparencia para que los votantes sean verdaderamente libres en su voto; para ello deben de estar informados. Sin información no hay libertad, hay ignorancia.

Existen algunas pruebas del algodón que pueden realizarse a los programas electorales de los distintos partidos. En primer lugar, se requiere responsabilidad por parte de los partidos; es exigible que cualquier propuesta lleve su memoria económica de acompañamiento, con sus impactos medidos adecuadamente a corto y medio plazo. Esta simple actuación abre los ojos a votantes y a muchos políticos bienintencionados que pretenden apalancar su ideología en el desconocimiento.

En segundo lugar, sería conveniente que una institución independiente, pública como la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal AIReF o privada como una fundación, elaborara una evaluación presupuestaria de los programas electorales; tal y como sucede desde hace varias décadas en Holanda o más recientemente en Reino Unido o Francia. Adicionalmente, podría facilitarse que los distintos partidos soliciten evaluaciones de sus propuestas a la administración del estado, como es el modelo de Irlanda o Australia, para que de esta manera, los partidos y los votantes, tengan información más precisa sobre las consecuencias de sus propuestas y, de esta manera, puedan decidir con mejor información si se incorporan o no a sus programas.

En tercer lugar, una cuantificación comparativa de los programas electorales: número de propuestas, claridad del lenguaje, contenido ideológico, accesibilidad, entre otros factores, podrían medirse sin grandes dificultades. Esto proporcionaría al votante una visión comparativa del contenido de los programas. Finalmente, no debemos dejar de lado la cuantificación ex post centrada en el cumplimiento de las propuestas y la revisión de los procesos de evaluación mencionados anteriormente.

En definitiva, el populismo político se afianza en el populismo económico. Desenmascarándole se desactivan parcialmente los riesgos, se revierte el descrédito y la desconfianza que sufre la política y se gana en transparencia y honestidad.

Sobre la incertidumbre política y económica

En las últimas semanas he tenido la oportunidad de asistir a varios eventos de muy diferente cariz, últimamente todos tienen un factor común. Mencionaré dos actos: el primero de ellos se celebró en el Colegio de Economistas y estaba dirigido por Javier Santacruz y Ferran Brunet; el segundo fue organizado en el Colegio de Arquitectos y lo dirigía José Carlos Díaz. El contenido de las reuniones era muy diferente: la primera era un coloquio abierto entre economistas y la segunda se llevaba a cabo a través de diversas presentaciones y mesas redondas. Sin embargo, ambas jornadas tuvieron algo en común como suelen tener todos los actos y reflexiones de carácter económico desde el pasado 20 de diciembre. En ambos casos la reflexión sobre la incertidumbre política, la posible convocatoria de elecciones, y el hecho de tener un gobierno en funciones fueron asuntos presentes en el debate. Tardará en llegar el día en el que no aparezca un artículo sobre el tema, una declaración política o una reflexión de economistas al respecto. Por supuesto, la que lee en estos momentos es una contribución adicional a este “trending topic”.

Entre las aportaciones de más repercusión durante estas últimas semanas señalaría dos: la realizada por en el blog Nada es Gratis “Los Costes de la Incertidumbre Política en España (I)” y “ (II)” y “La incertidumbre sobre la política económica en España: medición e impacto” del BBVA. Parece unánime en los trabajos el señalar una desaceleración de la economía española como consecuencia de las incertidumbres actuales sobre gobernabilidad del país que podría ser de varias décimas a un punto porcentual, según el plazo.

La incertidumbre sin duda no es positiva para la inversión, las decisiones de consumo o la atracción de capital extranjero, en general los análisis paran en este punto. Sin embargo, debemos considerar algunos aspectos adicionales no incorporados a los trabajos de análisis que podrían matizar este resultado:

  1. En el contexto que actualmente se desarrolla la actividad económica las incertidumbres están presentes constantemente (por ejemplo, la evolución del precio del crudo, la crisis migratoria, la capacidad de recuperación de China, la salida del Reino Unido de la Unión Europea, etcétera). Todas estas incertidumbres afectan la actividad empresarial y económica; la falta de gobierno no es la más significativa de todas ellas. La incertidumbre puede ser de muchos tipos; económica, política, social, tecnológica o geopolítica; la incertidumbre política en la que se encuentra la economía española es asimilable a la que ha existido en otros países como Irlanda o Bélgica
  2. Existen ciertas certidumbres que son peores que las posibles situaciones de interinidad, véase por ejemplo Grecia o Venezuela, o la posible formación de un gobierno contrario al crecimiento; mejor la falta de gobierno que un mal gobierno o uno inestable y sin capacidad de liderazgo.
  3. España ha tenido periodos de incertidumbre, un fantástico ejemplo es la transición, de ellos ha salido reforzada y han permitido sustentar un periodo largo de crecimiento. ¿Podría estar la economía española en un punto de inflexión? Sí nuestros políticos fueran capaces de solventar la situación actual proporcionando un marco a largo plazo que provocara estabilidad y crecimiento el periodo actual sería bienvenido.
  4. La situación actual de falta de un nuevo gobierno ha puesto de manifiesto que la economía española dispone de un sistema administrativo lo suficientemente potente para hacer frente a una situación de este tipo.

Debemos entender que la sociedad y la economía están cambiando, en consecuencia también debe hacerlo la política. Uno de los cambios más destacados que se han producido es el creciente número de interacciones entre agentes, un ejemplo muy claro de esta situación son las redes sociales, otro elemento ilustrativo es más rápida la velocidad y difusión de la innovación. Estamos ante un nuevo paradigma para la economía y la sociedad que se manifiesta también en la política española. El nuevo contexto político permite mayor diversidad, diálogo y nuevos acuerdos. Estamos, por lo tanto, en un punto de inflexión de manera que la forma de la que salgamos de esta coyuntura determinará el futuro de la economía y política española, es una oportunidad para sentar las bases del crecimiento en un nuevo contexto político que no por incorporar mayores dosis de diálogo conlleva mayor incertidumbre. Los elementos de control, de asunción de responsabilidad, de exigencia, de capacidad de diálogo y de adaptación lejos de generar incertidumbre podrían proporcionar marco para la actividad económica de mayor estabilidad no sujeto a las oscilaciones políticas y más proclives al cambio gradual.

————–

Otras referencias al respecto:

El coste económico de la incertidumbre políticaAlvaro Anchuelo

Los principales partidos advierten que los inversores están más preocupados por la situación política que por el déficit” … eso se lo cuentan a los inversores, jajaja.

El FMI insta a que España despeje «cuanto antes» la incertidumbre política

El resurgir de los grandes tratados comerciales: un nuevo modelo

El GATT (Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio), surgido en 1947 a raíz de la segunda guerra mundial como parte de la nueva configuración económica internacional, deriva en la creación de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 1995. En esa misma década, como consecuencia de una renovada sensibilidad por las relaciones comerciales, se produce la multiplicación del número de tratados de comercio firmados entre países. Igualmente, desde principios de los años 90 se incrementa la profundidad de los tratados (indicador que cuantifica en qué medida el tratado liberaliza el comercio) de manera simultánea a una aparente reducción de la flexibilidad (capacidad de adaptación nacional a nuevas situaciones en el comercio internacional sin violar el acuerdo), ver gráfico 1.

 

Gráfico 1 Evolución del número de tratados, su flexibilidad y profundidad

G1

Fuente: elaboración propia a partir de Design of Trade Agreements (DESTA) Database

 

La creciente complejidad de los tratados da lugar procesos de negociación más complicados. Por ejemplo, la ronda de negociaciones más reciente impulsada en 2001 por la OMC (ronda de Doha) pretendía conseguir un acuerdo global en un gran conjunto de temas, sin embargo este esfuerzo no ha dado los resultados esperados. La complejidad de las negociaciones podría haber estado detrás de las dificultades de conseguir acuerdos que se ha observado en la ronda de Doha. La reciente reunión de la OMC celebrada en Nairobi (Kenya) del 15 al 19 de diciembre de 2015 (Décima Conferencia Ministerial de la OMC) muestra la parálisis, sino la clausura, de la actual ronda de negociaciones.

Durante la primera década del presente siglo, probablemente a la espera de los frutos de las negociaciones de la ronda de Doha y como consecuencia de un crecimiento muy favorable del comercio mundial, se observó una proliferación de tratados de pequeña dimensión. Sin embargo, a raíz de la crisis del comercio internacional 2008-2009 y de la posterior aparición de un contexto global con menores crecimientos, en especial del comercio internacional, se advierte que han proliferado tratados comerciales de gran dimensión, en términos del número de países involucrados y del volumen de PIB mundial afectado (ver gráfico 2)[i]. Por ejemplo, dos de ellos que afectan a áreas diferentes Asia y EEUU/Europa superan cada uno el 45% del PIB mundial, el 40% de las exportaciones y 20 países involucrados.

 

Gráfico 2 Principales acuerdo comerciales

G2

Fuente: Banco Mundial.

 

Desde el punto de vista geográfico, a partir de los años 90 crecieron de manera sostenida los acuerdos comerciales en Asia y los de carácter intercontinental. En la actualidad, la mitad de los acuerdos incorporan una mejora del comercio entre países asiáticos. Europa ha perdido el protagonismo que tradicionalmente mantenía. Por otra parte, a una escala menor, África también pierde presencia, mientras que Oceanía nunca ha alcanzado a tener un peso significativo. Finalmente, América, principalmente EEUU, intenta impulsar su presencia en el liderazgo de acuerdos internacionales de comercio e inversión en los últimos 10 años aunque tiene problemas para hacerlo ante el dinamismo de Asia y el papel predominante de China en la zona.

Desde el punto de vista temático (gráfico 3), se observa una creciente importancia de las negociaciones relativas a normas y estándares (en 2008 un 90% de los tratados integraban este tipo de cláusulas) y del resto de temas que incorporan una visión más amplia de las relaciones internacionales. Por ejemplo, los temas de inversión  y los de compras públicas empezaron a aparecer en los acuerdos en los 80, los de propiedad intelectual lo hicieron a mediados de los 90. En definitiva, el fuerte incremento que se observó en la última década del siglo pasado en los aspectos relativos a normas y estándares, podría estar produciéndose en la actualidad en otros campos (inversiones y compras públicas entre otros).

Gráfico 3 Temas abordados en los distintos tratados (% mm10)

G3

Fuente: elaboración propia a partir de Design of Trade Agreements (DESTA) Database

El impulso que han tomado los tratados comerciales y las negociaciones de nuevos acuerdos origina un intenso debate sobre las motivaciones y las consecuencias de los mismos. Adicionalmente, estos nuevos tratados resultan controvertidos por el secretismo con el que se han llevado a cabo las negociaciones y los  efectos sobre la desigualdad, el medioambiente y la salud. Los tradicionales grupos de influencia relacionados con sectores específicos afectados por apartados concretos de las negociaciones se han ampliado transformándose en asuntos de debate público para el conjunto de la sociedad que no quiere permanecer al margen de los efectos que sobre el bienestar y la calidad de vida pueden tener los tratados. A este interés se contrapone la diversidad y la complejidad de los temas así como la incertidumbre sobre la intensidad de los efectos.

La mayor profundidad y amplitud de los asuntos abordados por los tratados refleja que a las ventajas tradicionales de creación y desvío de comercio hay que sumar otras de nuevo cuño relacionadas con la extensión de los modelos económicos. Los tratados tienen consecuencias adicionales al impacto sobre el crecimiento (pe. empleo, inversión, creación de mercado y oportunidades de negocio, reducción de costes)  además fortalecen la cooperación regulatoria, los lazos geopolíticos y, en definitiva, la influencia internacional.  Los tratados comerciales del nuevo siglo incorporan temas adicionales de interés social y económico como los derechos laborales[ii], la protección de datos, anticorrupción, el medioambiente o la salud (pe medicinas biológicas). Muchos países están interesados en proyectar su influencia a través de los acuerdos con otros países y de fortalecer bloques económicos. Se están configurando nuevos espacios en el contexto global y los tratados de comercio configuran una pieza fundamental. En este sentido, los efectos económicos directos parecen que serían menores en los países desarrollados sin embargo sí existen ventajas económicas para los socios comerciales menos desarrollados, mediante la imitación de las mejores prácticas y el acceso a un mercado más amplio. En última instancia, los tratados constituyen referencias en relación con las normas globales para otros países. Este aspecto de réplica y propagación de la normas es sin duda uno de los aspectos que podría generar más beneficios en el medio y largo plazo.

En definitiva, estamos ante el surgimiento de una nueva generación de acuerdos comerciales que más allá de los aspectos relativos al comercio de bienes y de protección pretenden compartir un modelo económico y, de alguna forma, social, lo que explica el creciente interés de los ciudadanos por estos asuntos de manera que los tradicionales grupos de presión contrarios a la integración económica ligados al sector productivo están dando paso a otros más amplios, trabajadores y ciudadanos, que pretenden proteger el modelo económico y social de los distintos países.

 

 

[i] FTAAP=Free Trade Area of the Asia-Pacific, RCEP=Regional Comprehensive Economic Partnership, TPP=Trans-Pacific Partnership Agreement, TTIP=Transatlantic Trade and Investment Partnership.
[ii] En el TPP se habla de los países dispondrán de salario mínimo, horas de trabajo y seguridad pero no se especifica en qué condiciones

Cataluña la Comunidad Autonoma más integrada en la red de comercio española

C-Intereg  publica información sobre las relaciones comerciales regionales. A partir de esta información estudiamos la estructura del comercio regional con técnicas específicas de análisis de redes. En primer lugar, analizamos la densidad de la red, es decir el porcentaje de los posibles lazos comerciales que se producen de manera efectiva entre dos CCAA sobre el total de los posibles. Por ejemplo, de acuerdo con al gráfico 1 el porcentaje máximo alcanzado cuando se tienen en cuenta las transacciones superiores a los 100 millones de euros  se produce en 2007 y se sitúa en el 70% de las relaciones posibles, esta cifra es ligeramente superior cuando se analiza las toneladas ajustadas. La exploración temporal de la red nos indica que los lazos de comercio se han estrechado para todos los umbrales analizados desde 1995 hasta la crisis de comercio internacional 2008-2009, la recuperación de los lazos comerciales a partir de este momento no ha sido tan intensa como la producidad en el contexto internacional. Las explicaciones podemos buscarlas en la mayor intensidad y duración de la crisis en la economía española y en otros factores internos. Parece que el deseable estrechamiento de los lazos comerciales entre las Comunidades Autónomas se ha paralizado durante los últimos años disponibles en la serie, con mucha probabilidad, la normalización de la situación económica de España puede hacer retornar los beneficios que se derivan del comercio interregional.

Gráfico 1. Densidad de la red de comercio de las CCAA para distintos umbrales (millones de €)

Captura1

 

El gráfico 2 presenta, para cuatro periodos de tiempo con intervalos de cinco años aproximadamente, la red de comercio para los flujos de más de 1000 millones de euros. El tamaño del círculo correspondiente a cada una de las CCAA representa el volumen total de comercio, será de color verde si su saldo comercial agregado para todas las comunidades es positivo y rojo en caso de que sea negativo. El grosor de la línea representa el volumen de comercio.

En primer lugar, en consonancia con lo ilustrado en el gráfico anterior podemos observar una mayor densidad de líneas en los gráficos lo que ilustra la ya mencionada creciente relación entre regiones. En segundo lugar, según pasan los años se observa la aparición de algunas CCAA en la red de comercio. Este es el caso de la aparición de Asturias en el gráfico correspondiente a 2000 y de La Rioja en 2005. Entre las CCAA de mayor dimensión Cataluña es la única que ha permanecido en superávit de manera regular. Esta CCAA mantiene lazos estrechos con la Comunidad Valenciana y Aragón, ambas en déficit regular. En la periferia se encuentran comunidades insulares, de pequeña dimensión en el norte de España y Extremadura.

Gráfico 2 La red de comercio volúmenes superiores a 1000

Captura

El gráfico anterior parece indicar que no todas las CCAA están igualmente integradas en la red de comercio y que algunas de ellas juegan un papel más central. Para realizar un cálculo más preciso las técnicas de redes permiten calcular para cada una de las comunidades una medida de centralidad, de cercanía o de proximidad. El gráfico 3 presenta una media normalizada del valor de esta magnitud para cada CCAA en cada año. Como puede observarse Cataluña es la comunidad más central desde el punto de vista de sus relaciones comerciales con el resto de CCAA. Le siguen por orden Madrid, Andalucía y Comunidad Valenciana. Las CCAA de Baleares, La Rioja y Canarias son las más periféricas detrás de las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla.

Gráfico 3. Centralidad normalizada CCAA

Captura1

Podemos concluir que al igual que el comercio internacional el comercio interregional no es un juego de suma cero en el que lo que unos ganan lo pierden otros. Con la creación de comercio se crea riqueza y puestos de trabajo. Es por ello importante, desde el punto de vista económico, mantener los canales que faciliten el flujo de bienes servicios y factores de producción entre CCAA.

¿Y qué sucede con las CCAA? … ¿Y con sus previsiones?

Las previsiones más recientes del crecimiento de las CCAA muestran la incertidumbre del entorno nacional e internacional. El contexto global es de recuperación frágil y está lastrado por riesgos relacionados con la economía china y sus efectos sobre los emergentes, la evolución de los precios de las materias primas, con especial atención al crudo, y  el inicio de las subidas de tipos en EEUU que podrían anticipar el cambio de ciclo de política monetaria en otras áreas. Además, en España existen elementos específicos de carácter político y económico que incorporan riesgos adicionales. Estas incertidumbres se trasladan al contexto regional. Así, tras una primera mitad de 2015 con una clara evolución  positiva, en este momento la revisión de las perspectivas de crecimiento se produce ligeramente a la baja.

Captura

En la segunda mitad del año los datos indican de manera generalizada una estabilización con una tendencia a la desaceleración del crecimiento en las CCAA, especialmente en las de mayor tamaño. Un menor crecimiento del sector servicios y una ralentización del mercado de trabajo están derivando en un crecimiento de la demanda interna algo más moderado. Aun así las previsiones indican que el crecimiento regional seguirá sustentándose en la demanda doméstica y la recuperación de la inversión, a pesar de que las exportaciones se mantienen dinámicas dado que las importaciones también se reactivan con intensidad.

Las CCAA que muestran un mejor comportamiento son Madrid y La Rioja mientras que el área del cantábrico tiene los avances más reducidos: Asturias y Cantabria son las regiones con crecimientos más moderados en los dos años analizados y vienen acompañadas en los puestos de cola, especialmente en 2015 por Galicia y el País Vasco, estas dos regiones son las únicas que mejoran sus previsiones en 2016, las otras 15 regiones tienen un crecimiento promedio inferior el año próximo al que se estima para el actual.

Los registros negativos de crecimiento que veíamos hace no mucho tiempo han quedado atrás pero las recuperación es todavía incipiente y con muchos retos de política económica que resolver. Por ello sigue siendo igualmente necesario intensificar las actuaciones. La prioridad es la recuperación del mercado de trabajo: Reducir la tasa de paro, y mejorar la productividad pero existen multitud de tareas pendientes como la contención del gasto y la recuperación de los ingresos, la corrección del endeudamiento público y privado y la reforma del sector púbico.

 

Nota:

Parece que la AIReF ha pasado de publicar previsiones de PIB regional a partir de varios modelos (ver entrada de abril) a facilitar una estimación adelantada de la composición por CCAA del PIB nacional, el último informe de julio corresponde al segundo trimestre.

La gran novedad es la publicación esta semana de previsiones regionales por parte de Funcas, un gran clásico en el análisis regional que nos alegra que vuelva a producir este tipo de información.

 

Contras de la imposición sobre la indemnización por despido

La reforma fiscal en tramitación incluye entre sus subidas de impuestos la desaparición de la exención por la indemnización por despido. Yo que acabo de dar por concluida hace un par de meses, después de casi 17 años, mi relación laboral con el Consejo Superior de Cámaras de Comercio quiero hacer pública mi opinión sobre esta medida que no afecta mis derechos, pues en este momento no tengo ninguno en relación con el asunto.

Me gustaría señalar que la reestructuración de la prestación por desempleo y la indemnización por despido es necesaria para incentivar la creación de puestos de trabajo, la búsqueda activa de empleo, facilitar la movilidad, y proporcionar seguridad sobre sus rentas a los trabajadores susceptibles de perder su puesto de trabajo. Bueno, la reforma propuesta no persigue ninguno de estos objetivos. Sin embargo el objetivo de esta reforma parece ser exclusivamente recaudatorio.

La tributación de la hasta ahora exenta indemnización por despido supone una subida implícita del tipo superior al 1% para una renta de unos 40.000 y del doble para una renta dos veces superior. Los asalariados tenían posibilidad de recibir 33 días (antes 45) por cada 365 días trabajados si eran despedidos. Es decir, en caso de la desafortunada situación de despido recibían un 9% de los ingresos percibidos durante el periodo trabajado libres de impuestos. Ahora, estas rentas tributarán, con las exenciones pertinentes que estén establecidas en la legislación (2000€ por año trabajado, el 30% por rentas irregulares), y lo harán en un único año lo que supone alcanzar los tipos máximos más fácilmente cuanto más años hayas trabajado; mala cosa para la estabilidad en el trabajo. Teniendo en cuenta todos esto elementos, el equivalente en términos de subida de impuestos anual es de un punto porcentual en una renta de 40.000 (tributaría el equivalente, todo lo demás igual, a más de 400€ más). Este tipo de incrementa en función de la renta y de los años trabajados tendiendo a 2,5 puntos porcentuales.

Por este motivo considero:

–          El gravamen propuesto incrementa los ingresos tributarios a costa de un segmento de la población que pasa a tributar más. De nuevo la imposición recae en mayor medida sobre el trabajo asalariado del sector privado. En este sentido, se incrementa la imposición al trabajo por cuenta ajena y disminuye los rendimientos del trabajo desincentivándolo frente a otras opciones de generación de renta (pe. Funcionarios, trabajadores autónomos…) En definitiva, profundiza en la sobreimposición al trabajo asalariado.

–          Incrementa las dificultades para llevar a cabo reformas en relación con las rentas percibidas por los trabajadores que pierden su puesto de trabajo. Aumentan los intereses del Sector Público a que permanezcan o se incrementen los días de indemnización por despido, cuanta más renta se asocie al despido mayores recursos impositivos.

–          Sorprende la pasividad de los afectados y que ni sindicatos ni patronales se hayan mostrado contrarios en relación con esta medida. Los sindicatos, protestan con la boca chica, deben entender que ésta no es una disminución de recursos y derechos para los asalariados o quizás consideren que de esta manera se alineen sus intereses con los de los recaudadores. La patronal parece no darse cuenta de que la reforma incrementa las presiones en las negociaciones pues se reducen los ingresos netos de los asalariados, ni en las dificultades que añade a las negociaciones en relación con una potencial reducción de los días por año de indemnización por despido, ahora tiene en su contra la administración tributaria y los sindicatos.

–          Disminuye impacto anticíclico de la indemnización por despido. Es una medida procíclica, a más despidos más recaudación y menos recursos para los desafortunados trabajadores que pierden un puesto de trabajo.

En definitiva, es una medida que dificulta avances reformistas en la dirección correcta, no beneficia ni a trabajadores ni a empresas, y que prácticamente absorbe toda la reducción de tipos medios prevista para 2015 para las rentas del trabajo asalariado para los niveles superiores a los 40.000€ anuales. ¡ Y esto sin tener en cuenta los efectos de la reforma sobre todos los derechos generados por los trabajadores con anterioridad a la reforma!

Previsiones crecimiento de las CCAA – 2014

La disponibilidad de estimaciones y previsiones de crecimiento y otras variables macroeconómicas es muy reducida a escala regional. Si bien es cierto que para el conjunto de la economía española existen más de una veintena de instituciones privadas, y media docena de organismos públicos, que elaboran este tipo de estimaciones y previsiones, ver el panel previsiones de la economía española elaborado por Funcas, no es frecuente que estos ejercicios de prospectiva desciendan a escala regional.  Igualmente, para agregados de países como la UE, Europa o el mundo, son múltiples los organismos internacionales que elaboran previsiones y estimaciones y que las actualizan con cierta regularidad.

La elaboración de predicciones es tremendamente útil  para el debate y la toma de decisiones pues facilita una mejor información y comprensión del contexto a los responsables de actuar, igualmente también permiten el análisis retrospectivo y la revisión de las actuaciones de política económica. Excuso explicar por qué la estructura territorial de España hace de especial interés este tipo de información. En cualquier caso si quiero resaltar que precisamente los condicionantes territoriales de nuestro país han derivado en que se disponga de información regional de especial calidad cuando se compara desde una dimensión internacional. Esta mejor información es la que permite la realización de estos ejercicios de previsión.

En la actualidad, son varias las instituciones que junto con un marco nacional presentan estimaciones regionales de crecimiento. La organización que lleva más tiempo haciendo este tipo de ejercicio es Hispalink, que desde hace más de dos décadas viene realizando análisis para las CCAA.  Ceprede, aunque de forma menos detallada, proporciona igualmente previsiones regionales incorporadas en alguno de sus análisis como Panorama Regional. Finalmente, el BBVA publica en sus informes trimestrales de situación sus previsiones regionales. Otras instituciones (pe. Funcas, Instituto Flores de Lemus),  han realizado ejercicios similares aunque no se ha podido acceder a las previsiones para 2014, esperemos que en un futuro próximo se incorporen a este análisis que cuatrimestralmente (mayo, septiembre y enero), iremos actualizando en “La Riqueza de las Regiones”. Los gobiernos autonómicos y diversas entidades locales proporcionan previsiones que siendo de utilidad no se han recogido en este ejercicio por no proporcionar un marco completo para todas las CCAA. Los resultados de este primer ejercicio se pueden ver en la siguiente tabla, en la que se incorpora la primera estimación de crecimiento del PIB realizada por el INE para el año 2013.

Captura

Debemos resaltar que en todas las CCAA el crecimiento en 2014 es significativamente superior a observado durante 2013, lo que es evidencia de que la recuperación  se extiende por todas las regiones, aunque no por ello los efectos de la crisis, ni la intensidad de la recuperación, son homogéneos desde el punto de vista territorial. Al comparar las previsiones para 2014 con las realizadas con anterioridad también observamos que la revisión en la mayoría de las CCAA ha sido al alza lo que indica que en general los datos han sido más favorables de lo inicialmente previsto.

De acuerdo con los datos presentados en la tabla, las CCAA con mejores expectativas de crecimiento para 2014 son Canarias, Madrid y La Rioja, todas ellas mantienen crecimientos superiores a la media española en todas y cada una de las previsiones analizadas. Por su parte Asturias, Castilla La Mancha y Murcia se sitúan por debajo de la media de manera sistemática en los análisis recopilados.

Los factores que impulsan el crecimiento regional en 2014 están ligados al sector exterior. Cabe destacar el turismo, con efectos positivos sobre las CCAA insulares, y las exportaciones, por ejemplo impulsando el avance de regiones con presencia importante de empresas ligadas al sector del automóvil. Los elementos que pueden lastrar el avance de la producción están ligados, en algunos casos, a la corrección de los desequilibrios en las cuentas públicas y a los ajustes fiscales, y en otros a problemas estructurales de competitividad de carácter intrínseco de las regiones.

Publicado en: http://abcblogs.abc.es/riqueza-regiones/2014/05/21/previsiones-crecimiento-de-las-ccaa-2014/

Previsiones: Actualización Instituto Flores de LemusCaptura

Bienvenida la Tarifa Plana 100€ para estimular la creación de empleo

El pasado viernes 28 de febrero se aprobó el Real Decreto-ley 3/2014, de medidas urgentes para el fomento del empleo y la contratación indefinida por el que se aprobaba la Reducción de las cotizaciones empresariales por contingencias comunes a la Seguridad Social por contratación indefinida hasta los 100€ y cotizaciones reducidas proporcionalmente cuando la contratación es a tiempo parcial.

 

El debate sobre la oportunidad de esta actuación está abierto aunque mayormente han primado las críticas desde diversos frentes. Para más detalle ver:

 

Desde mi punto de vista las críticas no deben provenir de la temporalidad de la propuesta, del engaño o la mala utilización que se pueda hacer por parte de las empresas o de la distorsión competitiva que incorpora al beneficiar a las empresas que crean empleo hoy frente a las que lo destruyeron o lo crearon en el pasado reciente. Tampoco me parece oportuno criticar señalando la mejora de la cuenta de resultados de las empresas generadoras de empleo, pues pagarán por esta mejora a través del impuesto de sociedades, al menos una parte de la mejora. El estímulo de los trabajos con mayores remuneraciones pueder ser considerado como discriminación positiva por la mayor productividad y por las mayores cotizaciones futuras. En definitiva, creo que algunos de los análisis son parciales y omiten deliberadamente las ventajas. Igualmente, me sorprendende las pocas críticas que mencionan lo que desde mi punto de vista es el principal coste derivado de la medida, el que se produce sobre las cuentas de la Seguridad Social y sobre las pensiones presentes y futuras.

 

Sin embargo, en la mayoría de los casos se omiten los aspectos positivos que a mi parecer son destacables por lo que paso a enumerar tres de los principales:

  1. La anticipación de contrataciones derivada de la media es positiva pues evita costes de prestación, anticipa meses de contratación y, por lo tanto, de percepción de salarios (impuestos al consumo y sobre la renta..) y consolida la recuperación. Es una medida de carácter temporal y debe valorarse por sus efectos sobre la coyuntura. Sin duda, en un momento de incertidumbre y debilidad como es el actual esta iniciativa favorecerá la recuperación.
  2. La trasformación de contratos temporales a fijos debe ser valorada igualmente de manera positiva en la medida que reduce la brecha entre trabajadores fijos y temporales disminuyendo la dualidad en el mercado de trabajo. Es obvio que si las cotizaciones sociales de los fijos bajaran lo suficiente se reducirían los incentivos a tener temporales.
  3. Es un paso hacia una medida estructural que veremos si como en repetidas ocasiones se ha anunciado y demandado llega en algún momento, me estoy refiriendo a la reducción de las cotizaciones sociales para estimular el empleo. Como mínimo la medida, reduce en un 1% las cotizaciones a la Seguridad Social a lo largo de la vida laboral, bienvenida sea esta reducción. Igualmente, la reducción de las Cotizaciones Sociales ayuda a mejorar nuestra competitividad exterior, en un momento en el que es absolutamente prioritario.

 

En definitiva, creo que existen alternativas a la propuesta aprobada, sin embargo, esta iniciativa es mejor que la de dejar las cotizaciones sociales tal y como estaban anteriormente sin utilizar este instrumento para favorecer la necesaria contratación de trabajadores. En este sentido, bienvenida sea la medida para estimular la creación de empleo; este es el criterio fundamental para valorar esta política.

 

El déficit comercial de empresas

Captura(1)

Las decisiones individuales agentes económicos determinan comportamiento agregado de una economía. Especialmente las decisiones de las empresas tienen consecuencias sobre el comportamiento macroeconómico de variables tales como el empleo, la inversión o el comercio exterior. A pesar de ello, es poco frecuente encontrar información detallada de carácter microeconómico.

En lo que hace referencia al comercio exterior desde hace años venimos trabajando con información sobre los operadores de exportación e importación de bienes de la economía española. El viernes pasado conocimos los datos de diciembre. Con esta información he considerado oportuno aportar una visión del déficit comercial utilizando la variable de número de empresas.

Para dar muestra de cómo las empresas y sus decisiones de importación y exportación afectan al déficit comercial propongo un nuevo gráfico. En el mismo se observa la evolución a lo largo del tiempo del déficit comercial en términos de valor y de empresas. Es decir se representa el habitual déficit comercial calculado con la variable de valor, en términos mensuales y con una media móvil de 12 eses, y el mismo cálculo realizado con el número de operadores de comercio en para uno de los meses desde antes del inicio de la crisis hasta la actualidad.

Como puede verse su comportamiento es tremendamente similar, solamente difieren durante la recaída de la crisis en 2011 momento en el que se produce una reducción del número de exportadores simultaneo a un incremento en el número de importadores manteniéndose un comportamiento en términos de valor menos sensible.

Finalmente señalar que los datos más recientes, finales de 2013, muestran un cierto agotamiento en la tendencia de mejora del déficit comercial; habrá que esperar para confirmar con nueva información.

Los niños y la actividad empresarial

La educación de los hijos, es sin duda, una prioridad para todos los padres. Trasmitimos valores, principios, comportamientos, formación académica, etc que esperamos les sean útiles. Preocupados como estamos por su futuro, facilitando su desarrollo en todas las dimensiones que les permitan un aprovechamiento pleno de la vida, no solemos mirar a la relación que mantendrán con el mundo de la actividad económica más allá de la obtención de una renta. Existen muchos elementos de desarrollo personal ligados a la actividad productiva que no suele ocupar nuestras reflexiones. Como empresarios o como trabajadores, dentro de una organización tendrán que afrontar una serie de situaciones para las que les debemos proporcionar las herramientas necesarias para hacerlas frente.

Los niños, disponen de muchos de estos instrumentos de realización personal, por lo tanto, lo oportuno es dejarlos que se desarrollen. Tienen múltiples cualidades que les serán útil en un contexto empresarial. La creatividad, la energía y dinamismo, la imaginación. la capacidad de entusiasmarse, el escaso miedo al ridículo y al error, la capacidad aprender o la ausencia de prejuicios son elementos que todos, empresarios y trabajadores, nos gustaría poder disponer de ellos

Hay otras capacidades como el trabajo en equipo, la capacidad para establecer objetivos y perseverar en su consecución, la capacidad para asumir riesgos conscientemente, la capacidad de trabajo, la habilidad para asumir cambios e incertidumbre, el soporte de situaciones de stress o la autonomía, que poco a poco irán desarrollando y en las que tendremos que apoyarles.

Debemos, por lo tanto, cultivar aquellas cualidades de las que están dotados y desarrollar otras nuevas para que sean personas maduras, con iniciativa y capacidad de desarrollo pleno en el marco que proporciona la empresa. Valores, principios e instrumentos que también les serán útiles para afrontar otras muchas situaciones de la vida.

 

Enlaces relacionados:

http://iniciadorkids.com/

http://www.emprendekids.com/

 

Bienvenido